Nuevos campos licitados en México producirán 90.000 barriles de crudo

 

Nuevos campos licitados en México producirán 90.000 barriles de crudo (Foto: BP)

Ciudad de México, 30 de septiembre 2015 – En medio de un declive de su producción de crudo, México otorgó hoy a empresas privadas tres bloques de extracción petrolera en el Golfo de México, que empezarán a producir en 2018 y alcanzarán un nivel máximo de unos 90.000 barriles diarios tres años después.

«Empezaremos a ver la producción en el segundo semestre de 2018», dijo el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda. «Se trata de campos donde las reservas ya están descubiertas. El riesgo exploratorio es prácticamente nulo», señaló.

Los campos licitados se descubrieron hace más de diez años y todavía no han sido explotados.

En la licitación de hoy quedaron en manos de la empresa italiana ENI Internacional, del consorcio argentino Pan American Energy LCC y E&P Hidrocarburos y Servicios y del grupo estadounidense-mexicano Fieldwood Energy y Petrobal.

La producción petrolera de México ha declinado en la última década del pico de 3,4 millones de barriles diarios de 2004 a unos 2,26 millones actualmente por falta de capacidad de exploración y extracción.

A finales de 2013 una reforma constitucional puso fin a siete décadas de monopolio estatal en el sector energético y abrió las puertas para la participación privada.

La primera licitación se hizo en julio pero fue un fracaso, ya sólo se pudieron adjudicar dos contratos y los otros 12 ofrecidos quedaron desiertos.

Para esta segunda convocatoria las autoridades flexibilizaron las reglas para dar más posibilidades a la licitación y el hecho de que se haya asignado un 60 por ciento de los contratos en un contexto de bajos precios internacionales del petróleo «es claramente un éxito bajo cualquier parámetro internacional», dijo Zepeda.

La italiana ENI Internacional, que tiene como primer accionista al Estado, explotará tres campos petroleros que conforman un área de 67 kilómetros cuadrados en el litoral de Tabasco, con reservas 3P (probadas, probables y posibles) de 188 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

El consorcio argentino ganó la licitación para el campo de Hokchi, con una extensión de 40 kilómetros cuadrados, en la misma zona que el anterior y con reservas 3P de 93 millones.

A su vez, el consorcio Fieldwood Energy-Petrobal se adjudicó, como único oferente, los campos de Ichalkil y Pokoch con una extensión de 58 kilómetros cuadrados y reservas 3P de 192 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

«Esperamos una inversión de 3.000 millones de dólares para estos tres contratos, que son contratos de producción compartida», dijo la subsecretaria (viceministra) de Hidrocarburos, Lourdes Melgar. Las otras dos áreas no captaron interés entre los nueve participantes.

Los contratos establecían como requisito un valor mínimo de participación del Estado en la utilidad operativa que partía de un 30,2 por ciento, pero las ofertas ganadoras superaron con creces esa pretensión con valores que llegaron hasta un 83,75 por ciento.

Dentro de la reforma energética la principal apuesta de México son los campos en aguas profundas que requieren de mayores inversiones y tecnología. Estos campos entrarán en la cuarta convocatoria, que se hará en octubre o noviembre.

La Ronda Uno comprende cinco licitaciones para un total de 169 bloques, de los cuales 109 son de exploración y 60 de extracción. La próxima licitación -la tercera- se hará el 15 de diciembre y será para campos terrestres. (dmz/dpa/hl)