Pasos y obstáculos para la extradición de «El Chapo»

 

 

Ahora Estados Unidos quiere la extradición de Joaquín «El Chapo» Guzmán, pero el proceso no será fácil.  (Foto: SoleCollector.com / Twitter)

Por Denis Düttmann y Martin Bialecki

Ciudad de México/Washington, 11 de enero 2016 – Su fuga de la cárcel fue espectacular, su detención también. Ahora Estados Unidos quiere la extradición de Joaquín «El Chapo» Guzmán, pero el proceso no será fácil.

A continuación algunas claves para entender el largo camino por delante y las derivaciones de la detención:

– ¿La extradición de «El Chapo» es inminente?

No. Es muy probable que sea extraditado porque la fiscalía general de México ya ha mostrado su disposición a impulsar el proceso, pero esto podría tardar como mínimo un año. Hay otros casos que se han extendido de cuatro a seis años por los recursos interpuestos por la defensa.

– ¿De qué se acusa a Guzmán en Estados Unidos?

Hay varias causas contra «El Chapo» en al menos seis cortes estadounidenses. Las acusaciones incluyen homicidio, tráfico de drogas, asociación delictiva y lavado de dinero. Las autoridades estadounidenses responsabilizan al cártel de Sinaloa de un 25 por ciento de la oferta de droga en Estados Unidos. El 16 de junio y el 31 de agosto el Gobierno estadounidense presentó dos pedidos de extradición por requerimiento de cortes de California y Texas.

– ¿Cómo es el procedimiento de extradición?

El domingo policías adscritos a Interpol México notificaron a Guzmán sobre las solicitudes en el penal del Altiplano. Con eso comenzó el proceso de manera formal. Ahora la defensa tiene tres días para oponerse y 20 días, que pueden prorrogarse, para presentar sus argumentos jurídicos. La Justicia emitirá una opinión y la deberá transmitir al Ministerio de Relaciones Exteriores para que tome la decisión final.

– ¿Qué obstáculos pueden presentarse?

Los abogados de Guzmán han presentado varios recursos contra la extradición, seis de ellos cuando estaba prófugo y otro más el fin de semana. La fiscalía general, que en 2014 todavía se mostraba reacia, esta vez se ha mostrado más dispuesta a la extradición. Los jueces tendrán que decidir si es jurídicamente viable. En caso de que emitan una opinión favorable, la encargada de decidir será la cancillería. Guzmán todavía puede pelear una eventual decisión en su contra en otras dos instancias. Si fracasa en sus pretensiones, el camino quedará libre.

– ¿Por qué México estuvo antes renuente a extraditar a «El Chapo»?

Hay varias razones. Por un lado, porque quiere mostrarse como un Estado de derecho con capacidad de condenar y sancionar a poderosos capos. Los investigadores mexicanos quieren, además, obtener información directa de «El Chapo» sobre la estructura del cártel de Sinaloa. Por otra parte, «El Chapo» podría llegar a algún acuerdo con autoridades estadounidenses y revelar información comprometedora sobre sus redes de complicidad en México.

– ¿Alguna vez México extraditó a capos de la droga a Estados Unidos?

Sí, hubo varias extradiciones importantes en anteriores gobiernos y en septiembre, después de la fuga de «El Chapo», México envió de un solo golpe a 13 narcotraficantes a Estados Unidos. Entre ellos figuran Édgar Valdez Villarreal, alias «La Barbie», ex integrante del cártel de los Beltrán Leyva, y Jorge Costilla Sánchez, alias «El Coss», jefe del Cártel del Golfo, que estaban en la misma cárcel de la que se fugó «El Chapo».

– ¿Qué significaría un juicio a Guzmán en Estados Unidos?

Sería uno de los procesos más espectaculares en muchos años. Guzmán se sumaría a una lista de personajes de alto perfil juzgados en ese país como Al Capone, el ex dictador panameño Manuel Noriega y el mafioso estadounidense James Bulger, alias «Whitey».

– ¿Qué tiene que ver el actor Sean Penn con el caso Guzmán?

Sean Penn se reunió en octubre con Guzmán cuando todavía estaba prófugo, gracias a gestiones de la actriz mexicana Kate del Castillo. Esa reunión sirvió de pista a las autoridades para localizarlo y capturarlo. Penn tomó tequila con «El Chapo», estuvo con él siete horas y publicó un reportaje el sábado en la revista «Rolling Stone», en algunas partes de tono complaciente, que antes sometió a la aprobación del capo. Las críticas han sido muy fuertes en México sobre todo por parte de periodistas. Muchos reporteros han sido asesinados por realizar investigaciones sobre el narcotráfico. (dmz/dpa/hl)