Peña Nieto lanza plan para sacar al sur de pobreza y violencia

 

Presidente propuso, entre otras, una propuesta de «ley contra la infiltración del crimen organizado en las autoridades municipales» (Foto: Presidencia)

Ciudad de México, 27 nov 2014 – El presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció hoy un plan de acción para combatir la corrupción y la impunidad e impulsar el desarrollo del sur del país, que incluye la eliminación de los cuerpos de policía municipales y la creación de tres zonas económicas especiales.

«El grito de ‘Todos somos Ayotzinapa’ es un llamado a seguir transformando a México», dijo Peña Nieto, al indicar que la desaparición de 43 estudiantes de la escuela del magisterio de esa localidad ha puesto a México «nuevamente a prueba».

Peña Nieto enumeró una serie de acciones, varias de ellas sujetas a la aprobación legislativa, que tienen la finalidad no sólo de combatir la infiltración del crimen organizado en las instituciones, sino de revertir el desarrollo desigual del país, con un norte rico y un sur cada vez más pobre y violento.

Los estados que se verán beneficiados por el programa de desarrollo son Guerrero, donde ocurrió la desaparición de los jóvenes, Oaxaca y Chiapas.

«Como país no podemos continuar por esa ruta de desigualdad y división. El sur requiere de una estrategia integral, inmediata y de más alcance», dijo Peña Nieto.

Entre las acciones que propuso para mejorar el sistema de justicia y seguridad, destaca una propuesta de «ley contra la infiltración del crimen organizado en las autoridades municipales», que permitirá intervenir desde el poder federal y disolver las alcaldías, cuando se demuestre complicidad con el crimen organizado.

Además, junto con esa propuesta, el lunes enviará al Congreso una iniciativa de reforma constitucional para eliminar los 1.800 cuerpos de policía que hoy dependen de los alcaldes para crear de manera obligatoria un cuerpo unificado por cada uno de los 32 estados del país.

Los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala, unos 200 kilómetros al sur de Ciudad de México, fueron perseguidos por policías municipales por órdenes de un alcalde actualmente preso y después entregados a un grupo criminal.

«En la tragedia de Iguala se combinaron condiciones inaceptables de debilidad institucional que no podemos ignorar», afirmó el presidente.

Los anuncios fueron realizados en un acto en el Palacio Nacional, al que asistieron los miembros de su gabinete, los líderes de ambas cámaras del Congreso y el presidente de la Suprema Corte de Justicia, entre otros.

Peña Nieto puso sobre la mesa en total diez acciones en materia de seguridad y legalidad y un programa inmediato para sacar de «rezagos ancestrales» a los estados más pobres, con un trato fiscal preferencial para productores agrícolas, apoyo a escuelas Normales Rurales -como la de los 43 desaparecidos-, planes de empleo temporal y créditos. (dpa/dmz/hl)