Policía belga descubre planes de atentados en fin de año en Bruselas

 

La fiscalía de Bélgica reveló hoy la existencia de planes para atentar en varias zonas emblemáticas de Bruselas (The Progressive Mind / Twitter)

Bruselas, 29 de diciembre 2015 – La fiscalía de Bélgica reveló hoy la existencia de planes para atentar en varias zonas simbólicas de Bruselas el día de fin de año, así como la detención de dos sospechosos de terrorismo.

Tras una serie de registros a viviendas y varias detenciones, dos sospechosos fueron puestos bajo custodia, explicaron las autoridades. Ahora la atención se centra en las zonas de grandes aglomeraciones, tal y como especificó el Centro Nacional de Crisis.

No existe una conexión entre estas detenciones con los atentados de París perpetrados en noviembre. Durante los registros se encontró propaganda del Estado Islámico (EI) en las viviendas.

Uno de los detenidos está considerado el cerebro de una célula terrorista y al parecer estaba encargado del reclutamiento de nuevos miembros para cometer actos terroristas. El segundo detenido está considerado autor o cómplice de una célula terrorista. Otros cuatro detenidos anteriormente fueron puestos ya en libertad.

Las redadas y arrestos se realizaron el domingo y el lunes en Bruselas, la región de Brabante Flamenco -en los alrededores de la capital belga- y en la región de Lieja, en el este del país, confirmó el fiscal.

Junto a la propaganda del Estado Islámico, durante los registros se incautaron atuendos militares y material para procesamiento de datos. No se encontraron armas ni explosivos.

Los periódicos del grupo Mediahuis informaron hoy también sobre «amenazas concretas» contra la Comisaría General de la Policía de Bruselas. Está situada en las cercanías de la plaza Grand Place, uno de los destinos turísticos más famosos de la capital belga. El nivel de alerta para los efectivos policiales de Bruselas se elevó, incluyendo para los policías y soldados que patrullan las calles.

En un comunicado interno de la policía de Bruselas, a la que medios de la agencia Belga tuvieron acceso, se habla de una «amenaza concreta en el mismo estilo de lo ocurrido en París». En la capital francesa, unos terroristas mataron a 130 personas el pasado 13 de noviembre.

La alarma en Bélgica se sitúa en el segundo escalón más alto de los cuatro que forman escala. La amenaza es tomada por «posible y probable». En Bruselas, la capital, se alcanzó el máximo nivel de alerta a finales de noviembre, ya que las autoridades temían un ataque inminente. La vida pública quedó bloqueada durante ese tiempo.

La policía está aumentando sus medidas de seguridad. Delante de las comisarías habrá hombres armados, tal y como afirmó el jefe de policía de la región oeste de la capital belga, Johan De Becker, a la cadena de televisión RTBF. Además, ningún policía patrullará solo. Siempre irán en parejas, y al menos uno de ellos deberá ir armado.

El alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur decidirá en la noche del miércoles si mantienen el espectáculo pirotécnico de la ciudad. «No quiero tomar decisiones a la ligera y cancelarlo todo», afirmó el alcalde al periódico «Le Soir». «Y además, no quiero fomentar la psicosis entre la población». Incluso en el caso de una cancelación, es de esperar que muchas personas salgan a la calle en la víspera del Año Nuevo.

Bélgica esta considerado como uno de los países más amenazados por los terroristas en Europa, sobre todo teniendo en cuenta la elevada proporción de belgas que se trasladaron a Siria. Según las estimaciones de las autoridades de seguridad, unos 500 combatientes provienen de zonas de Bélgica. Los terroristas que atentaron en París tenían conexión con el país. (dpa/dmz/hl)