Constitucional alemán rechaza ilegalizar partido ultraderechista NPD

El partido político NPD no podrá ser ilegal a pesar de su corriente radical contra los extranjeros. (Foto: NPD/Facebook)

Karlsruhe/Berlín (Alemania), 17 de enero 2017  – El Tribunal Constitucional alemán falló hoy en contra de ilegalizar el Partido Nacional Democrático de Alemania (NPD), que cuenta con numerosos seguidores neonazis, debido a su insignificancia.

Por Anja Semmelroch y Almudena de Cabo

Karlsruhe/Berlín (Alemania), 17 de enero 2017  – El Tribunal Constitucional alemán falló hoy en contra de ilegalizar el Partido Nacional Democrático de Alemania (NPD), que cuenta con numerosos seguidores neonazis, debido a su insignificancia.

El NPD persigue objetivos anticonstitucionales y está emparentado en ideas con el nacionalsocialismo, declaró el presidente del Tribunal Constitucional, Andreas Vosskuhle, al dar a conocer el veredicto de 300 páginas. «Sin embargo, faltan actualmente indicios concretos de peso de que sus acciones puedan tener éxito», aseguró.

«El resultado del proceso le gustará a unos e irritará a otros», reconoció Vosskuhle. No obstante, la prohibición de un partido no sigue un «precepto ideológico o de convicción».

El tribunal de Karlsruhe, en el oeste del país, rechazó así la solicitud de prohibición presentada en esta ocasión por el Bundesrat, la cámara alta y órgano de representación de los estados federados en el país.

El fallo judicial sirve para poner fin a un largo debate en el país, después de que en el año 2003 fracasara con estrépito el primer intento de prohibir el partido ultraderechista, al considerar los magistrados que el gran número de informantes de los servicios secretos infiltrados en la cúpula del partido hubieran podido fabricar pruebas en contra del NPD.

El partido ultraderechista celebró su éxito. «La consecuente misión a favor del pueblo y de la patria puede continuar», escribió el partido en Facebook. «¡¡¡Victoria!!!», resumió por Twitter.

La alegría del NPD contrasta con la del resto de partidos políticos y organizaciones del país que esperaban poner fin al partido, aunque haya perdido fuerza en los últimos tiempos después de que el partido populista de derecha y de tintes xenófobos Alternativa para Alemania (AfD) se llevara parte de su electorado.

Simone Peter, copresidenta del partido de los Verdes, aprovechó para hacer un llamamiento a favor de un mayor compromiso contra la extrema derecha. «El NPD no será ilegalizado debido a su insignificancia. La lucha contra el populismo de derecha y el extremismo de derecha continúa», escribió en Twitter.

«El verdadero peligro proviene de los nuevos nazis, que no están organizados en el NPD, y del populismo de derecha», agregó la presidenta de la fracción parlamentaria de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt.

Por su parte, el Comité Internacional de Auschwitz lamentó la decisión del tribunal y calificó el día de hoy como un «día trágico» para la democracia.

Mientras, el ministro de Justicia de Alemania, Heiko Maas, mostró su respeto por la decisión y señaló que el tribunal ha fijado «los límites para prohibir el partido y también ha dejado muy claro que el concepto político del NPD vulnera la dignidad humana y es incompatible con los principios democráticos».

A pesar del veredicto de hoy, no se descartan posibles demandas futuras en el caso del que el NPD cobre fuerza y se haga más grande. También se baraja la posibilidad de modificar en un futuro la ley de financiación de partidos políticos en el país para evitar que siga recibiendo dinero del Estado (1,4 millones de euros anualmente).

Además, el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière, señaló que los servicios secretos seguirán vigilando al partido. «La prohibición del partido ha fracasado no porque no persiga objetivos anticonstitucionales, sino porque es demasiado débil e insignificante para ponerlos en práctica», informó.

El NPD fue fundado en 1964 y cuenta con 5.000 afiliados que lo convierten en el mayor partido de la extrema derecha de Alemania. El servicio de inteligencia interior afirma que aspira a subvertir el orden político de Alemania y le achaca «una postura benévola hacia el nacionalsocialismo histórico».

El partido tuvo su cénit en los años 60, cuando llegó a ocupar escaños en siete Parlamentos regionales. Después declinó su estrella durante décadas.

Sin embargo, tras la reunificación en 1990 recuperó fuerzas en el este del país, más propenso a la xenofobia, y desembarcó durante dos legislaturas tanto en el hemiciclo de Sajonia como en el de Mecklemburgo-Pomerania Occidental. En septiembre pasado perdió la última representación parlamentaria regional.

El NPD cuenta actualmente con 338 escaños municipales, casi cuatro quintas partes de ellos en el este de Alemania. Asimismo, tiene un europarlamentario, Udo Voigt.

El Tribunal Constitucional es el único órgano que puede prohibir partidos en Alemania.

La última prohibición de un partido en Alemania se remonta a 1956, cuando se ilegalizó el Partido Comunista de Alemania (KPD) y se llevaron a cabo registros en oficinas y viviendas inmediatamente después de la sentencia. (dmz/dpa/ahr)