Estados Unidos considera coches europeos como peligro para la seguridad

Nuevos aranceles estadounidenses podrían afectar sensiblemente a los fabricantes de automóviles alemanes (Foto: Fritz Zühlke  / pixelio.de)

Múnich, 16 de febrero 2019 – El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha llegado al parecer a la conclusión de que los automóviles europeos representan una amenaza para la seguridad nacional del país norteamericano, según señaló hoy la canciller alemana, Angela Merkel, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich.

Esto es alarmante para Alemania, comentó la mandataria germana. «Estamos orgullosos de nuestros coches. Y podemos estarlo», declaró.

En base a esta evaluación del departamento estadounidense, el presidente Donald Trump podría imponer nuevos aranceles especiales. La Comisión Europea estimó recientemente que las exportaciones europeas de automóviles a Estados Unidos ascienden a más de 50.000 millones de euros (56.000 millones de dólares) al año.

Merkel dijo que no entiende cómo los estadounidenses pueden considerar los coches alemanes como un peligro para la seguridad nacional.

«Estos coches son construidos en los Estados Unidos de América», acotó. La mayor planta de BMW se encuentra en el estado de Carolina del Sur, detalló. «No en Baviera, en Carolina del Sur», subrayó. «Creo que sería bueno que comenzáramos a dialogar», añadió Merkel.

De acuerdo con un análisis del instituto de investigación económica Ifo de Múnich, nuevos aranceles estadounidenses podrían afectar sensiblemente a los fabricantes de automóviles alemanes.

Si Estados Unidos aumenta durante un tiempo sostenido los aranceles a la  importación en un 25 por ciento, las exportaciones alemanas de coches podrían verse mermadas a largo plazo a casi la mitad, según los análisis.

«Estos aranceles reducirían las exportaciones totales de coches de Alemania en un 7,7 por ciento, lo que equivaldría a un valor de 18.400 millones de euros (20,79 millones de dólares)», comentó Felbermayr, experto de Ifo.

Oficialmente, este domingo expirará el plazo para que el Departamento de Comercio estadounidense decida si la importación de coches y piezas repercute en la seguridad nacional.

En caso afirmativo, Trump podría decidir en un plazo de 90 días si impondrá aranceles especiales. Recientemente se habló incluso de aranceles especiales del 25 por ciento. Con esta medida, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende compensar el déficit comercial y crear más empleo en el país. (dpa/dmz/hl)