Merkel y Renzi anuncian mayor cooperación contra tráfico de personas

 

La canciller alemana, Angela Merkel (der.), y su homólogo italiano, Matteo Renzi (Foto: Zoe Schneeweiss / Twitter)

Berlín, 29 de enero 2016 – La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo italiano, Matteo Renzi, anunciaron hoy su intención de cooperar de manera más contundente, de lo realizado hasta ahora, para combatir a las bandas de tráfico de personas en la crisis de refugiados.

«Está previsto, entre otras medidas, llevar a cabo una misión conjunta de entrenamiento para fortalecer las fuerzas de seguridad libias en Túnez», declaró la mandataria alemana tras la reunión en la Cancillería de Berlín.

Los dos líderes dejaron claro que ambos países tienen un «interés máximo» en fortalecer las estructuras estatales y fuerzas de seguridad en Libia para combatir a los traficantes de personas y la corriente ilegal de refugiados. «Debemos luchar contra la ilegalidad y apostar por la legalidad», declaró Merkel.

Durante la comparecencia, Renzi insistió en la importancia del Espacio de Schengen, que permite que los ciudadanos que lo integran puedan viajar sin controles fronterizos.

«Si Europa renuncia a Schengen, entonces esto significa que renuncia a sí misma», afirmó renzi, que recordó que Italia hace todo lo posible para salvaguardar la seguridad en relación con los refugiados y que se está llevando el registro de todos los refugiados, a los que se les toma las huellas dactilares y fotos.

Respecto a la disputa sobre la participación italiana en la ayuda acordada por la Unión Europea a Turquía de 3.000 millones de euros, Renzi afirmó que su país tomará parte en la financiación. Sin embargo, recordó que Roma espera aún las respuestas de la Comisión de la UE en relación a esta ayuda.

Asimismo, Renzi insistió en reclamar la solidaridad europea para hacer frente a la gran afluencia de refugiados que azota el continente europeo. «Durante años parecía que el problema de los refugiados era sólo un problema italiano. Hoy sabemos que se trata de un problema europeo», indicó. (dmz/dpa/hl)