Socio de Merkel pide calma a las automotrices tras amenaza de Trump 

El ministro de Economía, Sigmar Gabriel, dice que hay que guardar la calma tras las amenazas económicas de Estados Unidos. (Foto: Sigmar Gabriel/Facebook)

Berlín, 16 de enero 2017 – El ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, pidió hoy calma a las automotrices alemanas tras la amenaza del presidente electo estadounidense, Donald Trump, de hacer que éstas paguen un 35 por ciento de impuestos por cada automóvil que quieran vender en el país.

Berlín, 16 de enero 2017 – El ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, pidió hoy calma a las automotrices alemanas tras la amenaza del presidente electo estadounidense, Donald Trump, de hacer que éstas paguen un 35 por ciento de impuestos por cada automóvil que quieran vender en el país.

«Sólo puedo aconsejar ante esta posición no ponerse nerviosos, sino esperar a ver qué pasa», declaró el socio de la canciller alemana, Angela Merkel, durante una charla con la edición digital del diario alemán «Bild».

Alemania no es inferior, es un país fuerte y debe estar ahora seguro de si mismo, recomendó tras el revuelo suscitado tras la entrevista concedida por Trump a «Bild» y a «The Times», que se adelantó el domingo por la noche de sus ediciones impresas de hoy.

Durante la entrevista, el sucesor de Barack Obama en la Casa Blanca declaró que la industria automotriz deberá hacer frente a fuertes aranceles en las exportaciones.

«Me encanta México, me gusta su presidente y toda la gente, pero le diría a BMW que si levanta una fábrica en México y quiere vender automóviles en Estados Undios sin pagar el impuesto del 35 por ciento, ya lo puede ir olvidando», dijo sobre la fábrica que planea BMW para 2019.

«Pueden fabricar automóviles para Estados Unidos, pero pagarán un 35 por ciento por cada automóvil que venga a Estados Unidos», afirmó. «Lo que digo con esto es que deben construir su fábrica en Estados Unidos», agregó.

Trump está decidido así a volver al proteccionismo en un momento en el que los tratados de libre comercio proliferan entre los países.

«Alemania es un país extraordinario, un gran fabricante. Si se camina por la 5th Avenue se ve que todo el mundo tiene un Mercedes-Benz estacionado en la puerta, ¿verdad?», explicó. «No hay reciprocidad», criticó.

«¿Cuántos Chevrolets ve en Alemania? No muchos, o quizá ninguno. Es una calle de un único sentido. Debe ir en ambas direcciones», indicó sobre algo que en su opinión le hace perder al país 800.000 millones de dólares en comercio anualmente.

Sin embargo, en este punto, Gabriel recordó que la industria automotriz estadounidense es «peor, más débil y cara» y que si quiere ver más coches de su país en las carreteras alemanas Estados Unidos debería fabricar automóviles mejores. (dmz/dpa/ahr)