¿Por qué no luchar con Assad? El cambio de rumbo de Francia en Siria

 

 

La milicia Estado Islámico (Foto: haunebu7 / Twitter)

Por Ansgar Haase y Jan Kuhlmann

París/Damasco, 27 de noviembre 2015 – No es posible reunir a la oposición democrática y moderada con «el verdugo de su propio pueblo»: hace pocas semanas, el presidente de Francia, François Hollande, había hablado claramente ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo en contra de una colaboración con el régimen del presidente sirio Bashar al Assad.

Sin embargo, en la lucha contra los presuntos autores de los atentados de París -la milicia Estado Islámico-, los viejos argumentos parecen haber quedado de lado.

El ministro del Exterior francés, Laurent Fabius, mencionó hoy, de forma completamente sorpresiva, la posibilidad de que el Ejército de Al Assad forme parte de una coalición contra el EI.

«Y por qué no también las fuerzas del régimen», respondió a la pregunta lanzada por él mismo sobre quién podría poner a disposición las tropas terrestres para luchar contra la milicia islámica.

El gobierno francés no había mencionado nunca antes esta posibilidad. Por el contrario, cuando otros jefes de Estado y de Gobierno europeos, como la canciller alemana, Angela Merkel, comenzaron hace algunos meses a repensar la posibilidad de conversar con el régimen de Al Assad por la crisis de refugiados, París se mostró poco entusiasmado.

Pareciera que Francia decidió este cambio de rumbo directamente con Rusia. El presidente Hollande estuvo reunido la noche anterior al anuncio de Fabius con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Moscú. Éste apoya desde hace semanas al régimen sirio con ataques aéreos. Occidente afirma, sin embargo, que Rusia no sólo ataca al EI, sino también posiciones de rebeldes.

Tras la conversación con Hollande, Putin aseguró que intenta mantener a resguardo a la oposición siria moderada. A su vez, explicó que la lucha contra el EI sólo puede ganarse con tropas terrestres. Para ello, añadió, Al Assad y su Ejército son «los aliados naturales».

La oposición de Siria, hasta ahora socia de Occidente, reaccionó con enojo e indignación a las palabras de París. «Esta medida sólo servirá a los intereses del mayor terrorista, Al Assad», afirmó Ahmed Tamadan, importante representante de la alianza opositora Coalición Nacional Siria, con sede en Estambul.

Los opositores al régimen están divididos, pero en este punto coinciden: Assad es un criminal de guerra y debe renunciar. Para ellos, toda cooperación está descartada.

Charles Lister, uno de los que mejor conoce a la oposición siria, señaló que incluso los rebeldes más moderados se centran en la lucha contra Al Assad y que para ellos, el EI está en un segundo plano.»Eso no cambiará», tuiteó Lister.

Muchos activistas y combatientes en el país también afirman que el EI recién podrá ser combatido cuando Al Assad haya sido derrocado, ya que creen que su régimen fue el que los dejó crecer.

Según dicen, si bien la Fuerza Aérea de Al Assad ataca regularmente territorios bajo control de los rebeldes moderados, pocas veces tiene por objetivo al EI.

Si Francia y otros países occidentales pactan con Al Assad, ésto podría beneficiar para ellos sólo a un grupo: al EI. Los yihadistas podrían argumentar que sólo ellos podrían evitar un regreso del régimen, advirtió Adnan Hadad, activista de la ciudad de Alepo, en el norte de Siria. «El ISIS (EI) tendría la posibilidad de reclutar a nuevos combatientes», afirmó.

Francia debe preguntarse ahora con qué fuerzas del régimen podría trabajar en el terreno. Los militares sirios ya no son la medida de fuerza.

«Al Assad ya no cuenta con un verdadero Ejército», dijo Usama Abu Said, asesor del opositor Ejército Libre Sirio (FSA, por sus siglas en inglés). Desde hace un tiempo , aseguró, el comando está en muchas zonas en manos de otras milicias, como la chiita libanesa Hizbolá, financiada por Irán y que envió miles de combatientes a Siria.

Oficialmente Francia sigue demandando que Al Assad abandone el poder. «Bashar al Assad no puede ser el futuro de su país», reiteró Fabius hoy. La oposición siria sabe, sin embargo, lo que significan sus otras declaraciones. El inicio de un futuro sin Al Assad podría quedar algo más lejos una vez más. (dmz/dpa/hl)