Primer ministro Renzi amenaza renunciar si no reforman Constitución

 

El primer ministro italiano, Matteo Renzi (Sputnik / Twitter)

Roma, 29 de diciembre 2015 – El primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijo hoy que podría renunciar a su cargo si las reformas constitucionales impulsadas por su gobierno son rechazadas en un referéndum previsto para la segunda mitad de 2016.

El paquete de reformas, que todavía carece de una ratificación parlamentaria definitiva, fortalece los poderes ejecutivos centrales a expensas del poder legislativo y las administraciones locales, con el objetivo de darle a Italia una mayor gobernabilidad.

«Si pierdo el referéndum, consideraré que mi experiencia política ha fallado», dijo Renzi en la tradicional conferencia de prensa de fin de año. Y consideró que la votación debería «tener lugar alrededor de mediados de octubre».

La reforma propuesta transforma la cámara alta del Parlamento en una asamblea de 100 escaños compuesta de representantes locales y regionales, con una participación limitada en los asuntos nacionales. También elimina el requisito de que toda la legislación deba ser aprobada por ambas cámaras del Parlamento.

El Senado también sería desprovisto de su poder para derrocar gobiernos a través de votos de censura, mientras que las regiones no serán capaces de vetar proyectos en materia de transporte, energía e infraestructura considerados de interés nacional.

El premier y sus aliados argumentan que junto con una nueva ley electoral aprobada este año, el paquete de reformas debería fortalecer la toma de decisiones, eliminar la burocracia que ahoga el crecimiento económico y poner punto final a la notoria inestabilidad política.

Desde que se convirtió en república en 1946, Italia ha tenido 63 gobiernos y 27 primeros ministros.

Los críticos de la reforma consideran que el Ejecutivo concentrará demasiadas atribuciones y debilitaría el control y balance entre los poderes del Estado garantizado por la Constitución italiana de posguerra, diseñado tras el colapso del régimen fascista.

Renzi, que había dicho anteriormente que no buscaría más de un segundo mandato, también aseguró que no buscaría otro cargo político tras dejar su rol como primer ministro.

«Esta será mi última administración, mi último cargo público», dijo el líder de centroizquierda de 40 años.

Pese a una caída en las encuestas y el ascenso de partidos populistas de oposición como el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga Norte, el premier se mostró confiado del éxito de su Partido Democrático para las próximas elecciones generales.

«Las encuestas de opinión no son un problema para mí, no me interesan, pero estoy convencido de que vamos a ganar en primera vuelta en 2018», dijo.

Durante el encuentro de dos horas y media con la prensa, Renzi también defendió a los bancos italianos como sólidos, descartó nuevas privatizaciones, prometió la aprobación de una demorada ley de unión entre parejas del mismo sexo y reiteró críticas contra Alemania y la Unión Europea.

Roma ha tenido recientes enfrentamientos con Berlín y Bruselas sobre la crisis migratoria y las metas de déficit, los rescates bancarios y el esquema de garantía de los depósitos, como así también los planes de Alemania y Holanda para expandir el Gasoducto europeo del Norte con ayuda de Rusia. (dpa/dmz/hl)