Rajoy admite ya que es probable que no pueda formar gobierno

 

 

Rajoy tiene dificultades para formar el nuevo gobierno español (Foto: HispanTV / Twitter)

Por Sara Barderas

Madrid, 8 de enero 2016 – Mariano Rajoy comienza a asumir que no podrá formar gobierno en España. El rechazo del Partido Socialista (PSOE) a entrar en la gran coalición que le ha ofrecido y la decisión de su líder, Pedro Sánchez, de intentar formar él una coalición de izquierdas lo sitúa en una encrucijada difícil de superar.

Rajoy reinvidicó hoy de nuevo su derecho a intentar formar gobierno por estar al frente de la lista más votada en las elecciones generales del 20 de diciembre, pero admitió que el rechazo del PSOE a su investidura prácticamente lo impide y que Sánchez puede conseguir ser investido pactando con fuerzas independentistas.

«Sería la primera vez en la historia de la democracia española que el partido que no gana gobernara y sería la primera vez que se produce un pacto de estas características», manifestó Rajoy.

El PSOE obtuvo en las elecciones generales de diciembre el peor resultado de su historia, pero logró mantenerse con 90 diputados como segunda fuerza tras el PP, que obtuvo 123 de los 350.

Rajoy ha recibido del PSOE un «no» por respuesta cada vez que ha sugerido una gran coalición con ese partido y con los liberales de Ciudadanos, la cuarta fuerza parlamentaria.

La última se la dio directamente Pedro Sánchez el jueves desde Lisboa, donde se reunió con el primer ministro portugués, Antònio Costa. El socialista luso se hizo con la jefatura del Ejecutivo siendo su partido la segunda fuerza parlamentaria, gracias al apoyo de comunistas y otra fuerza de izquierdas, el modelo para Sánchez. 

«Lo reitero: le digo no a la gran coalición que propone el PP», dijo el líder socialista español en Lisboa. «Diremos sí a una gran coalición de fuerzas progresistas».

Esa opción pasa inevitablemente por Podemos, que defiende un referéndum de autodeterminación en Cataluña, y es ahí donde Sánchez tiene su mayor problema, ya que su partido ha establecido esa consulta como «línea roja». Aunque también deberá ganarse a otros partidos más pequeños para sumar los escaños necesarios.

Rajoy insistió hoy en su propuesta de gran coalición, pese a todo, pero se notó que las expectativas ya han caído. Daría un «un mensaje de estabilidad, de seguridad y certidumbre» dentro y fuera de España, aseguró, pero acto seguido admitió que «los números permiten otras cosas», en referencia a una coalición de Sánchez.

«Sería una coalición de ocho o nueve partidos que incluye a independentistas y partidarios del derecho de autodeterminación», dijo. «No es lo mejor para España, que necesita seguridad, estabilidad, certidumbre y consolidar la recuperación».

El líder conservador, que está en funciones como presidente del gobierno desde las elecciones, recogió hoy en el Congreso de los Diputados su acta de representante.

La cámara baja del Parlamento español se constituirá el miércoles y, a partir de ahí, el rey Felipe VI iniciará una ronda de contactos con las fuerzas políticas para proponer oficialmente un candidato a la investidura como jefe del Ejecutivo.

Si ni Rajoy ni Sánchez consiguen cuadrar números para formar gobierno, España tendrá que repetir elecciones ante la situación de ingobernabilidad.

Con su decisión de intentar formar gobierno, el líder socialista ha conseguido una tregua en la batalla interna por el liderazgo que se abrió tras los malos resultados del PSOE en los comicios. 

La jefa del gobierno regional de Andalucía, Susana Díaz, le expresó hoy públicamente su «apoyo y confianza» para ello una vez fracase Rajoy. Es la máxima rival interna de Sánchez y tras los comicios se puso a la cabeza de los críticos que reclamaron un congreso en febrero para reemplazarlo en el liderazgo.

El debate sobre la secretaría general del partido «no se ha abierto y no toca», dijo hoy sin embargo en una entrevista con Canal Sur Radio, en la que, ahora sí, consideró que celebrar un congreso en febrero sería «inviable». (dpa/dmz/hl)