Rusia se alía con Francia contra EI tras confirmar atentado en avión

 

Rusia se alía con Francia contra EI (Foto: Simply / Twitter)

Moscú/El Cairo, 17 de noviembre 2015 – El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó hoy coordinar con Francia sus operaciones contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria, después de confirmar que el avión de pasajeros ruso que se estrelló el 31 de octubre en el Sinaí sufrió un ataque terrorista.

Las fuerzas de combate francesas deben ser tratadas «como aliados», ordenó Putin a su Ejército, horas después de que Moscú reconociera oficialmente que la explosión de una bomba a bordo del avión ruso fue la causa del siniestro que dejó 224 muertos. Hasta ahora Rusia no había confirmado que se tratara de un atentado, después de que el EI reivindicara su autoría, al igual que hizo con los atentados del viernes en París con 129 muertos.

El presidente francés, François Hollande, que declaró la guerra contra el grupo terrorista y que siguió hoy bombardeando sus posiciones en Siria, visitará a Putin en Moscú el 26 de noviembre, informó el Kremlin tras una conversación telefónica de ambos mandatarios.

La orden de Putin se dirigió principalmente al capitán del crucero «Moskva», estacionado en el Mediterráneo. «En breve llegará a la zona de operaciones una unidad de la Marina de Guerra francesa, encabezada por un portaaviones. Contacte directamente con los franceses y trabaje con ellos como aliados», señaló Putin, citado por la agencia oficial Tass.

También pidió la cooperación de los servicios secretos de ambos países.

Hasta ahora, Rusia ha actuado en Siria fuera de la coalición internacional contra el EI que encabeza Estados Unidos. Pero los atentados de París y la confirmación del atentado contra el avión ruso hicieron al parecer cambiar de estrategia a Moscú. También en la cumbre del G20 que terminó el lunes se acordó una mayor cooperación en la lucha contra el terrorismo.

«Se puede decir sin ambigüedad que fue un ataque terrorista», afirmó hoy el director de los servicios secretos internos rusos (FSB), Alexander Bortinov, durante una reunión con Putin en Moscú. Entre los restos del Airbus A321 y de los equipajes se encontraron rastros de explosivos de producción extranjera, señaló.

Su detonación hizo que se partiese en el aire el avión, que volaba del balneario egipcio de Sharm el Sheij a San Petersburgo. Eso explica por qué los restos del aparato de la aerolínea Kolavia quedaron dispersos en un área tan amplia en la península del Sinaí, añadió.

Según la transcripción del informe del director del FSB que hizo público el Kremlin, el artefacto era de fabricación casera y tenía una potencia equivalente a un kilogramo de TNT. En una primera versión se había hablado de hasta 1,5 kilos.

Putin amenazó con represalias: «Los encontraremos en cualquier parte del planeta que estén y los castigaremos». Para Putin, el «asesinato» de ciudadanos rusos en el Sinaí es «uno de los crímenes más sangrientos». Por su parte, el FSB anunció una recompensa de 50 millones de dólares (46,9 millones de euros) por información sobre los responsables.

En represalia, Putin ordenó intensificar los bombardeos aéreos en Siria. «Los criminales tienen que entender que las represalias son inevitables. Pido al Ministerio de Defensa y al Estado Mayor que elaboren los planes para ello», indicó. Rusia hará uso de su derecho a la autodefensa en base a la Carta de la ONU, subrayó.

El Ministerio de Defensa ruso informó que bombarderos de largo alcance Tupolev realizaron hoy ataques contra objetivos entre otros en la provincia de Alepo. Desde los barcos en el Mediterráneo se dispararon en total 34 misiles, indicó el ministro Serguei Shoigu. El objetivo fueron numerosas posiciones del EI.

Sin embargo, el gobierno egipcio puso en duda la confirmación de Moscú y aseguró que hasta ahora el comité de investigación internacional encabezado por Egipto «no encontró ninguna evidencia que confirme la hipótesis de que el avión explotó como resultado de una acción terrorista», dijo a dpa un alto funcionario del Ministerio de Aviación.

Los investigadores rusos tomaron muestras de arena del lugar donde se estrelló el avión y recuperaron los cuerpos de las víctimas, pero todavía no informaron oficialmente de sus conclusiones al comité de investigación, se quejó la fuente. «Estamos esperando una explicación de las autoridades rusas y un estudio de las evidencias que encontraron».

El EI se había atribuido, en un video cuya autenticidad no fue verificada, el derribo del avión cuando volaba de Sharm el Sheij a San Petersburgo, la peor catástrofe en la historia de la aviación civil rusa. Aunque al principio Moscú dudó en confirmar que hubiese sido un atentado, canceló todos los vuelos con Egipto como medida de precaución.

Los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido habían señalado poco después del incidente que podría haber habido una bomba a bordo, en base a informaciones de sus servicios secretos.

Egipto ha sido muy reservado sobre las investigaciones, pero el jefe del comité internacional de expertos habló de unos sonidos extraños «que se oyen en el último segundo que grabó la caja negra» del avión, por lo que no se podía descartar la presencia de una bomba. Participan en las investigaciones 58 expertos de Egipto, Rusia, Alemania, Francia e Irlanda. (dmz/dpa/hl)