Sebastien Loeb, novato y estrella del Dakar al mismo tiempo

 

Sebastien Loeb (centro), novato y estrella del Dakar  (Foto: Tom Coronel  / Twitter)

Berlín, 2 de enero 2016 – Novato y estrella al mismo tiempo. Esa es la aparente contradicción con la que el francés Sebastien Loeb, debutará a partir de mañana en la carrera más dura del mundo, el Dakar.

Nueve veces campeón mundial de rally, el piloto de 41 años correrá con Daniel Elena como compañero la prueba que durante 13 etapas recorrerá los parajes más salvajes de Argentina y Bolivia.

«Es mi primer Dakar, por eso no estoy demasiado confiado», admitió el francés. «Soy consciente de que Daniel y yo empezamos de cero».

Palabras humildes para uno de los mejores pilotos de la historia, ganador de 78 pruebas. El legendario rally de Montecarlo, por ejemplo, se lo llevó en siete ocasiones de las diez en las que compitió. ¿Y ahora? «Estamos aquí para aprender, por eso no me pongo mucha presión».

En cuanto Loeb acelere mañana (hoy es la salida simbólica) en la primera etapa desde Buenos Aires a Villa Carlos Paz, los ojos de todos se posarán sobre él.

«Estoy seguro de que Sebastien es uno de los favoritos», aseguró uno de sus colegas de equipo en Peugeot, el español Carlos Sainz. «Sí, es su primera vez, pero es capaz de adaptarse rápido a todo tipo de carrera y eso lo pone entre los favoritos».

Sainz habla por experiencia, pues fue dos veces campeón mundial de rally y ganó el Dakar en 2010.

El piloto de 53 años pertenece de nuevo al lujoso equipo de pilotos de Peugeot, con Loeb, Cyril Depres Stéphane Peterhansel, que tiene el récord de victorias en el Dakar.

La marca francesa regresó en 2015 tras 25 años de ausencia a la prueba más dura del mundo. «Peugeot aún no está para ganar el Dakar, se necesitan muchos años. Es un buen equipo pero es un equipo nuevo», advirtió por su parte el defensor del título, el qatarí Nasser Al Attiyah.

El piloto árabe se preparó para la carrera con una victoria en el prestigioso Rally de Marruecos. Loeb también usó el mismo escenario para la puesta a punto, aunque sin acercarse a los puestos de cabeza.

«Tomaremos todo como venga, no trataremos de forzar nada y nos limitaremos a ver cómo va todo. Pero es muy divertido probar algo nuevo», dijo el francés, debutante y estrella al mismo tiempo. (dpa/dmz/hl)