Alemania quiere pasar a la contraofensiva en ataques cibernéticos 

Alemania dice buscar contraatacar los ataques cibernéticos de la misma manera que ellos los realizan. (Foto: UCJC)

Berlín, 10 de enero 2017 – El contraespionaje alemán debería estar en disposición de poder reaccionar a los ataques cibernéticos con ofensivas similares, dijo el presidente del servicio de seguridad interior del país, Hans-Georg Maassen, en declaraciones a dpa.

Berlín, 10 de enero 2017 – El contraespionaje alemán debería estar en disposición de poder reaccionar a los ataques cibernéticos con ofensivas similares, dijo el presidente del servicio de seguridad interior del país, Hans-Georg Maassen, en declaraciones a dpa.

«Consideramos necesario no sólo ser puramente defensivos, sino que debemos estar en situación de poder atacar al adversario para que éste pare de atacarnos a nosotros», señaló.

El responsable de los servicios secretos en el interior de Alemania no descarta que durante las elecciones generales que se celebrarán a finales del mes de septiembre en el país centroeuropeo se produzcan «intentos de influencia desde el exterior».

La llamada Oficina Federal de Protección de la Constitución (BfV) que preside Maassen registró en los últimos meses un «sensacional aumento» de los llamados ataques «spear-phishing» contra partidos y grupos parlamentarios alemanes.

Este término se refiere al envío de correos electrónicos por parte de piratas informáticos desde direcciones que pertenecen o simulan pertenecer a conocidos de la víctima.

Ataques de este tipo se llevaron también a cabo durante la campaña electoral estadounidense y se les atribuyó una vinculación a las autoridades rusas.

En la actualidad, según declaró Hans-Georg Maassen, en Alemania no es posible borrar aquellos datos espiados que han sido almacenados en un servidor por un hacker.

«Así, hay un gran peligro de que los daños sean mucho mayores, ya que ahora tanto el autor del ataque como terceros podrían revisarlos», dijo.

En este sentido, el presidente de la BfV alertó de la necesidad de elaborar un reglamento claro que permita eliminar las infraestructuras atacadas sobre las que pese un riesgo grave para la seguridad cibernética.

«En este caso, las autoridades alemanas deberían tener la autoridad legal para borrar estos datos que suponen un riesgo para la defensa», advirtió. (dmz/dpa/ahr)