Un «topo» alemán cava en Marte para descubrir sus secretos

El “topo de marte” tiene una altura hasta la rodilla avanza con 4,000 golpes de martillo (Foto: DLR)

Colonia/Bremen,2 de marzo 2019 – Un robot desarrollado por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) cava de forma totalmente automática en la superficie de Marte.

El «topo de Marte», como lo llaman los investigadores, lleva oficialmente el nombre de HP3 («Heat Flow and Physical Properties Package») y debe avanzar al interior del Planeta Rojo para facilitar la revelación de algunos de sus secretos.

El robot se encuentra en una primera fase, que se extiende durante cuatro horas y que con 4.000 golpes de martillo penetra entre 18 y 50 centímetros en la superficie de Marte, informó el DLR el viernes por la noche. El objetivo de este experimento es la medición del flujo de calor en el interior del Planeta Rojo.

«El topo de Marte dio aparentemente con una piedra en su camino a las profundidades, por lo que ladeó unos 15 grados y la empujó hacia un lado o logró superarla al pasar», señaló Tilman Spohn, director científico del experimento HP3.

Tras una pausa para su enfriamiento, los investigadores se proponen que el robot vuelva a martillar durante otras cuatro horas. En las próximas semanas deberá avanzar entre tres y cinco metros, siempre que el subsuelo sea lo suficientemente poroso.

El «topo de Marte», de una altura hasta la rodilla, debe medir con precisión al milésimo los grados Celsius. De esta manera se podrá concluir cómo se desarrolló el interior del Planeta Rojo y si aún dispone de un núcleo fluido caliente.

El robot fue desarrollado en el DLR. Su apariencia es la de un gran clavo que dispone de un martillo incorporado. Arrastra detrás de sí un cable que está equipado con sensores de temperatura.

El HP3 se posó en la superficie de Marte a fines de noviembre pasado en el marco de la misión «InSight» de la agencia espacial estadounidense NASA, tras un viaje de 485 millones de kilómetros.

El sitio de aterrizaje está situado en una región que es en gran parte plana y libre de piedras y rocas. Las anteriores misiones a Marte aún no investigaron la zona desde la superficie.

Está previsto que la misión «InSight», con un costo de 650 millones de euros (unos 740 millones de dólares), se extienda durante dos años. (dpa/dmz/hl)