Un túnel y muchos agujeros permitieron la fuga de «El Chapo»

 

El tunel por el que se fugó  “El Chapo”  (Foto: Twitter)

Ciudad de México, 8 de enero 2016 – La noche de su escape, Joaquín «El Chapo» Guzmán primero bajó diez metros desde su celda por una escalera hasta un túnel. Luego se subió a una motocicleta sobre rieles y recorrió 1.500 metros bajo tierra hacia la libertad.

La vía que usó para fugarse hace casi seis meses de una cárcel de máxima seguridad fue el túnel, pero varios «agujeros» institucionales contribuyeron a hacer posible la fuga de película.

Estos son algunos:

– «El Chapo» debía ser cambiado de celda periódicamente. Sin embargo, siempre estuvo en el mismo dormitorio. El túnel, que llevó varios meses de construcción, llegaba justo hasta su ducha.

– Mientras se construía el túnel en el penal se autorizaron obras de renovación como reemplazar mosaicos o impermeabilizar techos, que según la fiscalía general sirvieron para tapar los ruidos. No se investigaron denuncias de otros presos sobre sonido de taladros.

– Los custodios llegaron a revisar la celda 26 minutos después de que «El Chapo» desapareciera de las pantallas de vigilancia. Para huir necesitó de 15 a 20 minutos.

– El «código rojo», un protocolo que se pone en marcha cuando hay una emergencia para avisar a todas las instancias de seguridad, fue activado más de tres horas más tarde, según el senador Alejandro Encinas, integrante de la comisión de seguridad nacional del Congreso.

– De acuerdo con el diario «La Jornada», «El Chapo» tuvo en su celda durante más de un año un televisor con un GPS que permitía localizarlo con exactitud, aunque las autoridades no se han pronunciado sobre esa versión.

– Agentes de vigilancia declararon que meses antes habían circulado rumores de que gente de «El Chapo» intentaba conseguir los planos del penal y nadie investigó.

– La casa en la que desembocaba el túnel, edificada para la fuga, carecía de permiso de construcción. De hecho, alrededor de la cárcel está prohibido edificar por razones de seguridad, pero hay varias construcciones irregulares.

– Los sensores que alertan sobre vibraciones subterráneas y posibles excavaciones en el perímetro de la cárcel habían sido desconectados, supuestamente debido a obras hidráulicas en la zona.

– Guzmán Loera recibió un número inusual de 386 visitas en 17 meses en prisión y 272 fueron de sus abogados. Su principal asesor legal está detenido. La fiscalía afirma que fue el enlace con el exterior para ejecutar el plan de evasión. (dpa/dmz/hl)




Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*