Una exposición en Múnich recuerda la amistad de Klee y Kandinsky

 

Una obra de Vassily Kandinsky (Foto: Lehnbachhaus)

Múnich, 19 de octubre 2015 – El museo Lenbachhaus de Múnich inauguró hoy una gran exposición sobre las más de dos décadas de amistad entre los artistas Paul Klee (1879-1940) y Vassily Kandinsky (1866-1944), que reúne más de 200 obras de ambos pintores.

«Klee y Kandinsky son una pareja ideal de la historia del arte, por no decir la pareja ideal», dijo hoy en Múnich el director del Centro Paul Klee en Berna, Peter Fischer.

La exhibición en el museo Lenbachhaus, llamada «Klee & Kandinsky: Vecinos, amigos, competidores», aspira a desentrañar aquella relación. Según Fischer, es la primera vez que se organiza una gran muestra con este tema.

Kandinsky y Klee cuentan entre los fundadores del arte abstracto. Se conocieron en 1911, cuando ambos vivían en el barrio muniqués de Schwabing. Después se mudarían a Dessau, en Alemania oriental, donde vivieron como vecinos en sendas viviendas adosadas. Allí, Kandinsky introdujo a Klee en las actividades del grupo de artistas «El jinete azul».

Terminada la I Guerra Mundial (1914-1918), los dos pintores volvieron a encontrarse en 1922 como profesores de la famosa escuela de la Bauhaus en Weimar. Se mudaron con ella a Dessau en 1925. También vivieron pared con pared, esta vez en una de las casas de maestros edificadas por Walter Gropius.

El nazismo los separó en 1933: Kandinsky se refugió en París, mientras que Klee regresó a su Suiza natal.

La exposición muniquesa consta de siete áreas temáticas: de los años previos a su encuentro a su época en Múnich, de la Bauhaus en Weimar y Dessau a sus respectivos exilios en París y en Suiza.

El museo Lenbachhaus ya organizó en 2015 otra exhibición sobre la amistad entre dos artistas. La protagonizaron, a principios de año, August Macke y Franz Marc. (dmz/dpa/hl)