Uruguay tendrá que vender águila del buque de guerra alemán “Almirante Graf Spee”

En la “Batalla del Río de la Plata”, fueron protagonistas el Graf Spee y tres cruceros británicos. (Foto: elescolar.com.uy)

Montevideo, 22 junio 2019 – La Justicia de Uruguay ordenó la venta de un águila de bronce con esvástica y corona de hojas de roble que perteneció al buque de guerra «Almirante Graf Spee», que formó parte de la Marina de Guerra alemana durante la Segunda Guerra Mundial, después de años de disputa judicial.

El Ministerio de Defensa deberá vender la escultura en un lapso de 90 días y entregarle el 50 por ciento del monto obtenido a los firmantes del contrato que trabajaron en la recuperación de la pieza, informó el diario urugayo «El País». El Gobierno de Uruguay aún puede apelar la medida.

El buque naufragó en 1939 en el Río de la Plata, frente a la costa de Uruguay. Fuertemente dañado por el ataque de buques de guerra británicos, su capitán, Hans Langsdorff, ordenó hace 80 años hundir el «Graf Spee» para que su moderna tecnología marina no cayera en manos del enemigo.

Muchos de sus marineros migraron a Argentina, mientras que el capitán Langsdorff se suicidó.

El águila de 2,80 metros de alto y 350 kilos, que estaba situada en la popa del barco, fue rescatada en 2006 por el empresario Alfredo Etchegaray, que saludó la decisión judicial.

El empresario dijo a la radio uruguaya que el Gobierno debía aceptar el fallo y destinar su parte de la venta al sistema educativo o a la Marina del país sudamericano.

El Gobierno alemán, por su parte, buscó evitar una venta del águila en el mercado, ya que no quiere que el águila caiga en manos de personas que veneran el nazismo. Para el Gobierno en Berlín, lo ideal sería que el águila termine en un museo.

El Graf Spee venía hacia el Río de la Plata buscando cuatro buques ingleses. Los ingleses fueron avisados sobre la llegada del buque alemán, desplegaron toda su fuerza y los alcanzaron por Punta del Este. El combate comenzó el 13 de diciembre de 1939. Los británicos se ubicaron en abanico, los alemanes atacaron en varios flancos y al mismo tiempo.

Aunque eran tres contra uno, los alemanes vencieron a los buques británicos. Langsdorff cambió rumbo y entró al puerto de Montevideo. Necesitaba combustible, víveres, arreglar daños en el barco y curar a sus heridos.

Ya en Montevideo, los ingleses llegaron para impedir que el Graf Spee retomara el océano. Ante esto y por su honor el Capitán alemán destruyó su barco antes de entregarlo al enemigo. Abandonaron el barco y lo detonaron con una gran explosión de dinamita.

Desde entonces, el Graf Spee yace partido en dos, a 8 m de profundidad frente a las costas de Montevideo. Con el águila imperial nazi que decoraba la popa de la nave, se rescataron además un ancla, un cañón y el telémetro. (dpa/dmz/hl)

 

 

 

Águila imperial, de 2 m de alto, 2,8 de largo y 350 K de peso, extraída del mar en 2006, 67 años después del hundimiento del barco.

 

A la salida de la terminal de cruceros del Puerto de Montevideo hay un monumento recordatorio con el ancla del acorazado alemán Graf Spee. Búscala si visitas nuestro Puerto, verás parte de la Historia del Río de la Plata. (dpa(dmz/hl)