Lágrimas y sorpresas en el Festival de Circo de Montecarlo

 

 

Mónaco celebró la 40 edición de su Festival Internacional de Circo de Montecarlo (Foto: Ruta de Viaje / Twitter)

Por Sabine Glaubitz

Mónaco, 20 de enero 2016 – Mónaco celebró la 40 edición de su Festival Internacional de Circo de Montecarlo de forma especial: fue una noche emocionante en la que no faltaron las lágrimas y en la que el palco de la familia real estuvo casi lleno al completo.

Junto al príncipe Alberto II, de 57 años, se sentó su hermana mayor Carolina, y junto a Estefanía su hija Paulina, de 21 años. En la fila de atrás no faltaron dos de los hijos de la familia Grimaldi, Pierre Casiraghi (28), el menor de Carolina, y Louis Ducruet (23), de Estefanía. La ausencia más llamativa fue la de la esposa de Alberto, Charlène de Mónaco.

Este año se optó por un programa integrado por los mejores espectáculos de los últimos tiempos, en el que los ganadores de ediciones anteriores presentaron sus números en una coreografía conjunta en muchos momentos del show. El resultado fueron impresionantes proezas en el aire y en el suelo, payasos que hicieron reír y ovaciones de pie.

En una entrevista con el diario «Nice Matin», Estefanía había prometido una noche mágica con muchas sorpresas. Y hubo una incluso para ella. Al final de la actuación de más de cinco horas, Alberto le entregó a su hermana menor el Clown de Oro, el premio máximo del certamen.

«El único premio que entregaré esta noche es para la patrona del Festival», dijo Alberto. Estefanía se puso a llorar de emoción mientras el público coreaba su nombre. La princesa dirige el festival, el más importante del mundo dedicado al mundo del circo, desde la muerte de su padre, Rainiero.

La emocionante escena duró varios minutos: Estefanía luchando contra las lágrimas, Alberto y Carolina abrazándola y 170 artistas de todo el mundo que la hicieron bajar a la pista.

Carolina brilló especialmente con una chaqueta verde recubierta de lentejuelas junto a Alberto, que vistió un traje clásico. Estefanía llevó un traje negro con una chaqueta de esmoking con rayas doradas y llamó la atención sobre todo por su nuevo corte de pelo, otra vez corto en vez de la melena a la altura de los hombros.

El festival, que este año se celebra del 14 al 24 de enero, fue creado en 1974 por Rainiero. Solamente hubo dos ocasiones en las que no se celebró: en 1982 después del trágico accidente de tráfico que causó la muerte de la esposa del príncipe, Grace de Mónaco, y en 1991 debido al peligro de atentados por la Guerra del Golfo. (dmz/dpa/hl)