Despega Eurowings Discover, nueva filial turística de Lufthansa

ARCHIVO - Diversos aviones estacionados en el aeropuerto de Múnich. El aeropuerto de Múnich es una de las bases de la nueva compañía de vuelos vacacionales de Lufthansa, Eurowings Discover, cuyo distintivo de cola se unirá a los de las numerosas aerolíneas que ya operan en la capital bávara. Foto: Peter Kneffel/dpa

Diversos aviones estacionados en el aeropuerto de Múnich. El aeropuerto de Múnich es una de las bases de la nueva compañía de vuelos vacacionales de Lufthansa, Eurowings Discover, cuyo distintivo de cola se unirá a los de las numerosas aerolíneas que ya operan en la capital bávara. )Foto: Peter Kneffel/dpa)

Fráncfort (Alemania), 21 de julio 2021 – El Grupo Lufthansa ha creado una nueva aerolínea llamada Eurowings Discover, dirigida al turismo vacacional, que empezará sus actividades este sábado con un primer vuelo a Kenia y Zanzíbar ya totalmente reservado.

Eurowings Discover es una aerolínea dedicada a los viajes de ocio de tamaño medio que contará con 21 aviones en sus bases de Fráncfort y Múnich a partir del verano de 2022. Ya tiene asignadas 600 personas para las tripulaciones de cabina, informó el jefe de la aerolínea, Wolfgang Raebiger.

Se espera que se duplique ese número para competir con aerolíneas  del sector ya establecidas como Condor y Tuifly.

El coronavirus ha acelerado el replanteamiento estratégico dentro del grupo y el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, está ahora aún más convencido de que el negocio turístico crece más rápido que los clásicos vuelos de negocios.

«Queremos inspirar a los que solo vuelan una vez», es el lema de Raebiger. La nueva compañía, con la abreviatura de «4Y», comienza con un tamaño similar al de su rival Tuifly.

Además de los once Airbus A330 de larga distancia previstos, se han planificado cinco aviones A320 de medio alcance con base en Fráncfort y Múnich para el verano de 2022, con destinos en Europa y el norte de África.

El objetivo es volar a destinos que no eran lo suficientemente lucrativos para Lufthansa antes de la crisis del coronavirus, como las islas griegas y españolas, Egipto o Turquía. Las rutas de larga distancia irán inicialmente a África, el Caribe y Estados Unidos.

Los aviones Airbus proceden de la flota del grupo, que estaba bien surtida antes de la pandemia. El personal también se contratará en su mayoría dentro del grupo, pero en condiciones más favorables para la empresa que las que serían posibles en virtud de los convenios colectivos de la propia Lufthansa o de la ya existente Eurowings.

Los vuelos vacacionales son diferentes del negocio regular porque una gran proporción de las plazas son reservadas por operadores turísticos como Tui, Alltours o DER.

Con Eurowings Discover y Edelweiss, basada en Suiza, el Grupo Lufthansa vuelve a intensificar su negocio africano, hasta ahora concentrado sobre todo en Sudáfrica, teniendo en cuenta que muchas compañías aéreas africanas han salido mal paradas de la crisis del coronavirus.

Desde isla Mauricio hasta Namibia se abren nuevas oportunidades, por lo que la nueva compañía se está centrando muy especialmente en estos destinos. «Las grandes aerolíneas nacionales están en tierra, lo que abre nuevas oportunidades de mercado», afirma el director regional de Lufthansa, André Schulz.

En Tanzania, el Kilimanjaro y la isla de Zanzíbar son algunos de los destinos de la nueva filial de Lufthansa. Y en Kenia, el primer destino es la localidad costera de Mombasa. La iniciativa de Lufthansa ha creado escuela y la holandesa KLM quiere seguir su ejemplo. (dpa/dmz/hl)