Alemania espera otros 40.000 refugiados mientras la UE debate pautas

 

Alemania espera otros 40.000 refugiados (Foto: Gar Holohan / Twitter)

Berlín/Múnich, 11 septembre 2015 – Pese a las fricciones dentro de las filas del gobierno de la canciller Angela Merkel, Alemania se prepara para recibir este fin de semana una nueva oleada de refugiados, mientras el Consejo Europeo advirtió que convocará una cumbre del bloque en caso de que sus miembros no demuestren solidaridad.

“He recibido las últimas cifras dramáticas: sólo para los dos próximos días, es decir, para este fin de semana, esperamos a unos 40.000 refugiados de los países vecinos del sur y del suroeste”, anunció en el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, durante una reunión con sus homólogos de varios países en Praga.

La cifra duplicaría la de cerca de 20.000 del fin de semana pasado, cuando el gobierno alemán decidió acoger sin trámites burocráticos a refugiados que se encontraban en Hungría.

“Se trata probablemente del mayor desafío de la historia de la Unión Europea. Dependemos de la solidaridad europea”, urgió Steinmeier a los representantes de Polonia, República Checa, Hungría y Eslovaquia, que se niegan a aceptar una distribución obligatoria de los solicitantes de asilo llegados del Cercano y Medio Oriente y del continente africano.

Pese a la ola de solidaridad que ha desatado en la población alemana la llegada masiva de refugiados, “nuestras posibilidades son cada vez más estrechas”, advirtió Steinmeier.

La política del gobierno central recibió críticas desde diversos frentes. “Es un error que nos va a tener ocupados durante tiempo. No veo la posibilidad de volver a tapar la botella”, aseguró el primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, cuyo estado es el más afectado por el flujo migratorio.

Merkel defendió su política migratoria ante las críticas. “El derecho fundamental al asilo para perseguidos políticos no conoce límites. Esto también vale para los refugiados que llegan a nuestro país huyendo del infierno de una guerra civil”, sostuvo en una entrevista que difunde hoy el rotativo “Rheinische Post”.

No obstante, tanto Alemania como Francia abogan por una repartición “justa” de los refugiados en el bloque. Desde Bruselas el Consejo Europeo advirtió que de no lograrse un acuerdo será necesario convocar una cumbre extraordinaria.

“Sin una señal concreta de solidaridad y unidad por parte (…) de los ministros (del Interior de la UE) el lunes, convocaré en septiembre un Consejo Europeo extraordinario sobre la crisis de los refugiados”, afirmó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Mientras las bajas temperaturas y las lluvias de otoño afectaron a numerosos migrantes que avanzaban en la ruta de los Balcanes, el bloque sigue intentando lograr un consenso sobre la distribución de solicitantes de asilo.

Hungría, que hoy movilizó a 3.800 soldados a la frontera con Serbia para que aceleren la construcción de una valla de 175 kilómetros que impida la entrada masiva de refugiados, se niega a aceptar cuotas de distribución obligatoria.

Su Parlamento decidirá la semana entrante si declara el estado de emergencia y las autoridades incluso proponen otorgar facultades al Ejército para que pueda reforzar a la policía de fronteras.

El primer ministro húngaro, el derechista Viktor Orban, advirtió hoy que si se declara el estado de emergencia, cualquier persona que cruce la frontera de forma ilegal será “inmediatamente detenida”.

“No seguiremos acompañándolos cortésmente como hasta ahora”, dijo Orban ante periodistas en Budapest, al tiempo que culpó a Grecia de la crisis de refugiados. “Si Grecia no protege sus fronteras, nosotros tendremos que hacerlo”, aseguró.

Dinamarca y Finlandia también se oponen a adoptar cuotas fijas. El gobierno finlandés dijo hoy estar dispuesto a acoger “voluntariamente” a 2.400 solicitantes de asilo, mientras que Dinamarca descartó participar en la propuesta de Bruselas. “Ya hemos recibido a muchos”, declaró del ministro de Integración Inger Stojberg.

España, en cambio, se ha mostrado solícita a recibir las 17.680 personas que le propuso la Comisión Europea.

“No sabemos todavía ni fechas ni en qué número vamos poder traer a estos solicitantes de asilo, pero se trabaja en un transporte que llevará a cabo el Estado con los medios que sean necesarios”, confirmó la “número dos” del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría.

Los médicos advierten de condiciones más duras ante el cambio del tiempo, sobre todo para los niños, que ya sufrieron cortes, rozaduras o heridas tras caminar durante semanas, mientras que Human Rights Watch (HRW) criticó hoy las condiciones de los campamentos de recepción de refugiados que ha instalado Hungría en la frontera con Serbia.

“En Röszke se agolpan en condiciones de hacinamiento y suciedad, están hambrientos y carecen de atención médica”, señaló el director de emergencia de la organización, Petr Bouckaert.

Allí, los refugiados son registrados, pero el procedimiento puede durar varios días. Las autoridades húngaras no permiten el paso de periodistas y prácticamente tampoco de activistas de organizaciones de derechos humanos. HRW basa sus críticas en videos recibidos y en el testimonio de refugiados.

El coordinador del programa de refugiados del Comité de Helsinki en Hungría, Gábor Gyulai, aseguró hoy que sólo el compromiso de voluntarios está evitando una catástrofe en Röszke. (dmz/hl)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*